Skip to content

Burrito de Pico Rojo (Neocrex erythrops)

01/01/2014

Hermanos del Paraná la siguiente publicación, la primera de este 2014, se trata de una salida de Noviembre 2013 donde fue registrada una de las aves más difíciles de ver por los observadores de aves y ornitólogos.

Este relato informal del registro de esta rara ave para nuestra zona puede carecer de profesionalismo, pero está directamente transmitido por el observador y su experiencia de ese día.

El miércoles 20 de noviembre programe una salida a una zona donde semanas atrás había podido observar un ejemplar adulto de lobito de Rio (Lontra longicaudis), la zona a recorrer es un viejo albardón en una zona de islas que  pertenecen a la provincia de Entre Río, donde al día de hoy prácticamente no es frecuentado por humanos.

Partimos a media mañana desde la costa Santafecina el Paraná se encontraba calmado, un día ideal para navegarlo.

01 Parana

Para poder ingresar al interior del humedal es necesario tomar uno de los pocos arroyos principales que alimentan con sus aguas otros arroyos menores y un laberinto de lagunas internas.

02 Salto

Para llegar al lugar por la altura que tiene el Paraná de 3,5 mts puerto San Lorenzo es necesario dejar la embarcación a la entrada de una pequeño arroyo.

La camita es complicada por la frondosa vegetación del lugar en esta época, pero es un placer para los que gustan de estar rodeados por naturaleza pura.

03

Algunas de las aves del lugar se dejan ver y nos hace entretenida la caminata.

03-1

Viudita blanca (Fluvicola pica)

Una de las pequeñas lagunas esta tapiada por camalotes en toda la superficie.

03-2

Este año algunas de las flores de aguapes tienen un llamativo tono rosado que nunca había observado con anterioridad.

03-3

Sus hojas también son utilizadas por los caracoles de agua para poner sus huevos.

04-futuro

En sus orillas patrulla un Pitotoy chico  buscando entre las plantas acuáticas algo para almorzar.

05

Pitotoy chico   (Tringa flavipes)

Nunca faltan las jacanas tratando de distraer a los intrusos.

06

(Jacana Jacana)

De la otra orilla se puede ver a una de las aves más voluminosas del lugar, el chajá.

07

 Chajá (Chauna torquata)

Pasando las últimas plantas altas de esta isla aparece el albardón que estaba buscando, no podía estar mejor, un jardín cuidado por el mejor de los jardineros, la naturaleza misma.

08-1

En uno de los claros ya se pueden ver los rastros del roedor más grande del mundo.

09

Los trocos caídos también son aprovechados por los insectos que como un taladro los agujerean.

010-1

En los troncos secos de los arboles se pueden ver numerosos abejorros conocidos como manganga que ingresan en ellos.

El amarillo de esta foto es el macho de la especie Xylocopa augusti, todos los machos de todas las especies de abejas tienen la particularidad de no poseer aguijón para picar.

011-1

Macho de abejorro (Xylocopa augusti)

Los ceibos explotan de flores que resaltan entre los otros árboles del monte.

012

Las flores parecen moverse, al acercarme puedo distinguir a una pareja de cardenales que intentan mimetizarse entre las hojas y flores.

013-1

Cardenal Común (Paroaria coronata)

En un momento llegue a una parte donde ya se hacía muy difícil seguir, la vegetación formaba un muro casi infranqueable.

Las telarañas están por todos lados y se podían ver a pocos centímetros de mi cabeza los nidos de cientos de ellas.

014

Forman como pelotas en el centro…, nada recomendable para los que sufren de aracnofobia….

015

No estaba muy lejos del lugar donde quería llegar me faltarían unos 100 metros, el único paso eran unos pequeños senderos muy bajos que parecían haberlos hecho carpinchos.

Sin dudar comencé a meterme por uno de ellos que me llevo al centro de este monte, al salir estaba lleno de telarañas y algunas enredaderas típicas del lugar.

Cuando levante la vista pude observar a unos 10 metros sobre la rama de un ceibo que estaría a 1,5 mts del suelo una pequeña ave que me observaba, inmediatamente agarre la cámara y le tome una foto.

15-1

Me corrí lentamente un metro para poder verlo mejor, estaba seguro que nunca había visto a esta especie la cual me observaba con la misma curiosidad que lo hacía yo….

Le tome unas 8 fotografías mas antes de que con un pequeño envión emprendiera un vuelo bajo y se perdiera como un fantasma entre la vegetación baja del monte.

15-2

15-3

De regreso cuando termine de bajar las fotos intente identificarla, todo parecía indicar que se trataba de un Burrito.

(En la guía de Identificación de las AVES de ARGENTINA y URUGUAY, de Tito Narosky y Darío Yzurieta.)

016

(Este dibujo que encontré de Rodriguez Mata ayudo a despejar mis dudas)

Como se trataba de un ave muy rara y de la cual no tenia referencias que se encontrara por esta zona le envíe las imágenes a Cesar Giarduz del COA federal Rosario, un referente en la identificación de aves de esta zona.

Cesar inmediatamente me confirmo la identidad del ave,

Burrito de pico rojo / Neocrex erythrops

16-1

   A continuación les paso algunos datos de esta poco conocída ave:

Burrito de Pico Rojo Neocrex erythrops es una especie poco conocida que se extiende ampliamente, distribuido por toda SA (Sud América), pero en forma dispersa, lo que sumado a que parece ser altamente migratorio y difícil de observar, hace que sea muy difícil de establecer su verdadero rango de distribución que abarca desde registros aislados en USA hasta un registro en Chubut, Argentina. Más aún la población de Galápagos (Ecuador) se piensa que se ha establecido recientemente.

Citado en: USA, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Trinidad y Tobago, Guayana Francesa, Guyana, Surinam, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay, Brasil.

017-1birdlife

BirdLife International (2013) Species factsheet

En Argentina :

N°1 Especie conocida para Jujuy Salta y Tucumán de donde la citan Olrog (1958) y Navas (1991) y Chaco (Salvador y Narosky, 1987).

N°3 Existe un registro reciente para Península Valdés, Chubut ( Camperi, 1992)

N°2 Santa Fe (De la Peña, M. 2006)

016-2mapa

Registro para la provincia de Santa Fe:

017-3 registro

Nuestras aves n° 44 (Diciembre 2002).

Por Martin Rodolfo de la Peña / Esperanza Santa Fe Arg.

El 28 de Enero de 2000 apareció en el parque de una casa en las afueras de la ciudad de de Santa Fe, próxima a la laguna Setúbal, un ejemplar de Burrito pico rojo (neocrex erythops).

Estaba disminuido de peso y a pesar de los cuidados, murió. No se pudo determinar los motivos de su estado ni como llego al lugar.

Esta es la primera cita para la provincia.

(En línea recta desde la laguna Setúbal hasta este nuevo avistaje hay 130 km.)

N°4: En el circulo amarillo se encuentra la zona donde se realizo el registros de esta nota, es muy probable que se trate del primero con evidencias fotográficas para la provincia de Entre Ríos.

021-google

Les paso la ficha y características de este nuevo amigo.

100-2

Datos de la toma fotográfica : 20/11/2013  12:24 p.m.

Nombre común : Burrito de pico rojo

Nombre científico : neocrex erythops (Sclater, 1867)

Familia:  Rallidae

Órden:  Gruiformes

Descripción y características:

Mide 19 cm. y pesa 55 grs. Es una polluela relativamente pequeña con el pecho gris, el pico y las patas de colores llamativos y de flancos barreteados.

Los adultos presentan el pileo y la parte posterior del cuello de color entre café pizarra y café oliváceo oscuro y la garganta blanca. El resto de la cabeza, cuello y la parte anterior (por debajo) es entre gris pizarra y plomo. Los flancos, muslos, el abdomen, las coberteras infracaudales y el forro de las alas son barreteados con blanco y fusco. El iris es rojo, la mitad basal del pico es rojo y el resto es amarillo verdoso, y las patas son entre rojo naranja y rojo parduzco.

Hábitat:

Viven en zona de lagunas con gramíneas, praderas anegadas, cultivos de arroz y canales.

(Parece ser altamente migratorio,  Por ser difícil de observar hace que sea muy incierto de establecer su verdadero rango de distribución)

Alimentación:

No se sabe mucho , insectos y semillas, buscan su alimento en charcos o sitios abiertos cerca de la vegetación densa al amanecer o al atardecer.

Comportamiento:

Son solitarios o pueden formar parejas.

Son muy furtivos y es difícil observarlos o hacerlos volar.

Esta es una prueba más que las islas del Río Paraná encierran muchos secretos por descubrir, cuando ingresamos en ellas con respeto nos suelen revelar algunos.

Estos humedales no se encuentran bajo ningún tipo de protección, siendo un lugar muy frecuentado por cazadores furtivos provocando que la fauna este en un continuo retroceso.

A pesar de la desprotección tienen una gran riqueza de flora y fauna que aun sobrevive en ellas como lo demuestra este hallazgo.

Es prioritario que se le de la importancia que se merece este lugar, se le de protección para la conservación y estudio de la biodiversidad que en ellas habita.

{LosAliadoS}

Cruzando el Río.

23/10/2013

Difícilmente pueda olvidar la primera vez que cruce el Río Paraná para descubrir las islas, no superaba la década de vida y el Rio me parecía gigante y me preguntaba que secretos ocultaban sus aguas, las islas me parecían un lugar inhóspito esperando ser explorado.

El tiempo paso y muchos secretos del Río fueron develados, las islas pasaron a ser lugares conocidos que hoy encierran buenos recuerdos en cada albardón y recodo del laberinto de arroyos.

 

Espero poder trasmitir en este relato la magia que encierra este lugar y mostrar con las imágenes el tesoro que tenemos, con la finalidad de despertar la conciencia de conservación de este lugar único que tenemos simplemente “Cruzando el Río”.

Salimos junto con los primeros rayos de sol que se desprendían del horizonte, el Río en plena creciente arrastraba muchos camalotes aguas abajo.

001

Estos primeros rayos de luz también despertaron a un lobito de río que paso la noche en unas piedras de la costa.

002

Lobito de río (Lontra longicaudis)

Ni bien nos acercamos al humedal la vida se comienza a percibir en cada rincón que pasamos.

005

( de lejos parecen :   Gaviotas capucho gris: Chroicocephalus cirrocephalus)

 

Ya ingresando a la zona de islas los timbos, sauces y laureles nos reciben con su paleta de colores.

004

 

Navegar por el Timbocito sigue siendo un placer para los sentidos, el aire arrastra el perfume de cientos de plantas y el sonido de todo tipo de aves.

006

 

007

 

Dejamos la embarcación al cuidado de un viejo ceibo llamado el Patriarca y seguimos el viaje caminando.

Los madrejones nos impiden llegar a la laguna y nos obliga a tomar el camino más largo atravesando el monte.

008

 

Seguimos por un sendero que marco el ganado y a los pocos metros nos sorprende un familia de hurones que por venir jugando entre ellos no advierten nuestra presencia hasta estar a pocos metros.

009

“Hurón menor”:  (Galictis cuja)

 

Nuestra amiga la comadreja overa sigue en su madriguera de costumbre, pero en esta ocasión vemos que está cuidando sus crías de esta temporada.

010

 

Es una especie de marsupial didelfimorfo de la familia Didelphidae (zarigüeyas) ampliamente distribuida a lo largo del subcontinente de Sudamérica.

Es una de las descendientes de una muy antigua familia de marsupiales sudamericanos; la especie ha sobrevivido a numerosos cambios ocurridos en el subcontinente a lo largo de millones de años, sin variar mucho evolutivamente, por lo que podría ser considerada como un fósil viviente.

010-1

Comadreja overa : (Didelphis albiventris)

 

Hay que andar con cuidado por estos lugares ya que no muy lejos se encuentra un enjambre de abejas en busca de un nuevo hogar.

011

( Unas de las 16.000 especies conocidas de abeja…)

Finalmente salimos a esta laguna donde tocar sus aguas es como acariciar el cielo que se refleja en ella.

012

 

Este ambiente lagunero está lleno de vida, un maca chico nada rápidamente alejándose de nosotros.

013

Maca chico (Podiceps rolland)

 

En un pequeño islote un grupo de cuervillos nos miran con desconfianza.

014

Cuervillo de cañada : (Plegadis chií).

 

A unos metros una enorme tortuga de Rio se calienta al sol.

015

Tortuga cabeza de sapo (de Hilaire).

 

Un poco mas camuflados y escondidos también hace lo mismo una familia de nutrias.

016

coipo (Myocastor coypus)

 

Otros no la pasan tan bien…, la creciente dejo bajo el agua el hormiguero de esta colonia.

A las pobres nos le queda otra que esperar que las aguas bajen.

017

 Este año los chiflones se vieron como nunca en numerosas lagunas y esta no es la excepción.

18

Chiflón (Syrigma sibilatrix)

 Al fondo se pueden ver los residentes de siempre tan castigados por los cazadores furtivos.

019

 A uno de sus lados una pareja de Caraos hurga entre los camalotes en busca de caracoles, y uno parece haber tenido suerte.

020

Caraú (Aramus guarauna)

 Una iguana oportunista los mira con curiosidad.

021

Lagarto overo : (Tupinambis teguixin)

 Uno de los chajás nos sobrevuela con su forma de gárgola mitológica.

022

chajá (Chauna torquata)

 El Tuyango algo más reservado emprende el vuelo y se aleja.

022-1

Cigüeña Americana (Ciconia maguari)

 

Decidimos regresar por otro camino siguiendo un pequeño arroyo, y nos encontramos con una de las aves laguneras difíciles de ver que nos observa desde la rama de un viejo timbo.

023

Hocó Colorado (Tigrisoma lineatum)

 

El camino no puede ser mejor, es como transitar por el interior de un cuadro hiperrealista…

024

 Uno de los visitantes más vistosos se adelanto al calor y ya está marcando su territorio.

025

Churrinche: (Pyrocephalus rubinus)

 A medida que nuevamente nos metemos en el monte aparecen los residentes de este lugar, entre ellos uno de los mas isleros y excelente músico, el Juan Chiviro.

26

Juan Chiviro (Cyclarhis gujanensis)

 Una hembra de carpintero con su cosecha de larvas la cruzamos camino a su nido en el hueco de un árbol seco.

027

Carpinterito común : (Picumnus cirratus)

 En la espesura una cría del roedor más grande del mundo intenta esconderse de nuestra presencia.

028

Capibara (Hydrochoerus hydrochaeris)

 El sendero guarda rastros de otros residentes mucho más difíciles de ver y menos de fotografiar.

029

Huella de gato montés.

 Llegando al arroyo donde descansa nuestra embarcación cruzamos a este biguá intentando suerte en una de sus orillas.

030

Cormorán: ( Phalacrocorax brasilianus)

 Regresamos con la compañía del atardecer, una de las maravillas de nuestro Rio.

031

Como habitantes y visitantes del Río y las islas, compartimos la responsabilidad de cuidarlas y protegerlas.

“si vemos crueldad hacia el medio ambiente que podemos parar y no hacemos nada, compartimos la culpa.”

{LosAliadoS}

El último refugio.

09/07/2013

Ante los avances de la frontera agrícola de estos últimos años no creo equivocarme en afirmar que las islas del Rio Paraná es el último refugio que le queda a numerosas especies de nuestra fauna autóctona, especialmente de aves muchas de ellas migratorias.

Lamentablemente estos valiosos humedales que forman el delta del Paraná están siendo destruidos por la ausencia del estado y una nefasta asociación de pseudos empresarios y los políticos de turno.

 

Productores ganaderos y agrícolas están cerrando arroyos y secando lagunas para ganar más terreno y evitar el ciclo natural de inundaciones de este delicado ecosistema, es tal la desidia y descontrol que tiene el municipio de Victoria sobre este lugar que cualquier ciudadano a simple vista puede ver las maquinas destruyendo el lugar incluso de tierras que estatales que usufructúan en beneficio propio sin costo alguno, la impunidad con la que se manejan es sorprendente..

 

Organismos proteccionistas en vano intentan por todos los medios legales una respuesta y acción de los organismos provinciales y nacionales sin tener respuesta alguna, el intendente de victoria nos dio como respuesta un portazo dejándonos hablando solos.

 

Las fotos y registros de esta publicación son de esta primera mitad del 2013 tomados en lugares que por el momento solo llego la ganadería y no las maquinas, es una pena que muchos de los que vivimos a orillas de este Río no conozcan el tesoro que tenemos a nuestro lado y estamos perdiendo por no conocerlo, por esa razón y para crear una demanda social en ausencia de los organismos que deberían protegerlos les muestro esta ventana a las islas y algunos de sus habitantes.

Los primeros riachos después del canal principal nos reciben con palos en sus orillas, lugar ideal donde el tigre del Paraná (el dorado) suele usar para emboscar sus presas.

1-paranacito

En los riachos que pasan detrás de estas primeras islas en esta época de aguas bajas se suelen formar bancos de arenas que son aprovechados por diversos gaviotines, también los podemos encontrar como en este caso dejándose llevar con la corriente en un tronco seco..

2-ati

3-ati2

Atí : [Phaetusa simplex]

Uno de los que más llamativos son los rayadores que en los primeros meses de este año anidaron en estos bancos de arena, esta ave tiene la particularidad de tener el pico inferior más largo que el superior, esto le sirve para atrapar peces volando al ras del agua introduciendo en ella esta parte más larga y cuando se topa con un pez se cierra como una tijera, esto también le da su nombré ya que parece que esta rayando el agua.

3-rayador

Rayador:  (Rynchops niger)

Pasando a los arroyos internos del humedal el paisaje cambia y nos encontramos con cursos de agua mas angostos en cuyos bordes podemos encontrar una gran variedad de flora y los típicos arboles de estas zonas altas como Ceibos Timbos laureles sauces.

4-salto

Los que tenemos la oportunidad de recorrerlos al entrar en ellos podemos apreciar el perfume que tiñe el aire tanta vegetación de las cuales muchas son aromáticas y medicinales.

5-sanlorenzo

Sus costas son aprovechadas por algunas aves que se camuflan entre las plantas para atrapar algún pez distraído.

6-garzita

Garcita azulada (Butorides striatus)

Si prestamos atención podemos encontrar escondidos algunos habitantes más difíciles de ver ya que toman el mismo color de la vegetación, tal es el caso de las ranitas del zarzal.

7-1ranita

RANA DE ZARZAL (Hyla pulchella)

Dependiendo la época del año las flores de las islas son un verdadero jardín

7-cleome

Cleome spinosa. (Familia: Caparidaceae. – Origen: Sudamérica)

El humedal en nuestra zona es de los pocos lugares que se salvan del uso de agroquímicos, esto hace que se puedan encontrar insectos que en los campos ya prácticamente no hay y cuando aparecen se los combate por considerarlos plagas.

8-canasto

Bicho canasto o bicho de cesto (Oiketicus kirbyi)

Los montes son la casa de cientos de aves la mayoría adaptada a este medioambiente como el chinchero que vuela de árbol en árbol hurgando entre las grietas de su corteza, son los que mantienen a estas plantas libres de los insectos que las atacan.

9-chinchero

CHINCHERO CHICO (Lepidocolaptes angustirostris)

Los pepiteros también son habitantes de estos montes y uno de los más vistosos es el de collar, lamentablemente sus colores hacen que se los tramperos los cacen condenandolos a una vida de encierro en jaulas.

10-collar

PEPITERO DE COLLAR: Saltator aurantiirostris

Mucha de la flora autóctona sirve de alimentos a estas aves y una de ellas es la campanilla.

11-campanilla

Campanilla : Ipomoea cairica

Puedo asegurar esto ya que observe en varias oportunidades a pepiteros grises comiéndolas.

12-gris

Pepitero Gris (Saltator coerulescens)

En la siguiente foto pueden ver la secuencia que lo afirma.

13-pepitero

En los montes bajos se suele ver a los pitiayumi, ave pequeña y vistosa difícil de fotografiar.

14-pitayumi

Pitiayumí :  (Parula pitiayumi)

Las cotorras también suelen elegir los altos arboles de las zonas altas para hacer sus nidos.

15-cotorra

Cotorra común: (Myiopsitta monachus)

Uno de los arroyos de aguas limpias nos da paso a los bañados internos donde la fauna empieza a cambiar.

16-aguas

Cuando lo navegamos nos acompaña un carancho que nos mira con curiosidad desde la altura.

17-caracara

Carancho: (caracara plancus)

Ni bien ingresamos a la laguna una pareja de Chajás nos reciben dando su típico grito y alerta al resto de los habitantes de la laguna que hay intrusos.

18-chaja

Chajá:  (Chauna torquata)

Estas lagunas son verdaderos centros de reproducción de peces donde se pueden ver cardumes de todas las especies.

19-laguna

Donde uno mira hay vida, incluso cada rama que asoma del agua tiene su huésped.

20-libelulas

Libélulas: (una de las  5.700 especies que hay en el mundo…)

Las garzas blancas nunca faltan y son muy buenas cazadoras de peces y pequeños reptiles y anfibios que andan por las orillas.

21-garza

Garza Blanca (Ardea alba)

Estas lagunas también son la casa de las pollonas que ni bien nos ven huyen ya que son muy cazadas por los furtivos.

22-gallineta

POLLONA NEGRA: (Gallinula galeata)

En la vegetación que flota sobre el agua podemos encontrar mucha de la fauna de este lugar y una de las más comunes es la jacana, en este caso por el color se trata de una muy joven.

23-gallito

Gallito de agua (Jacana jacana)

Nos dio mucha alegría ver que en este lejano lugar del humedal los llamados gansos siguen sobreviviendo a pesar que sus poblaciones son diezmadas por cazadores.

Años atrás abundaban en nuestras lagunas, hoy es una rareza verlas.

24-ganzos

El cisne coscoroba (Coscoroba coscoroba)

También en estas aguas que son filtradas por el humedal si prestamos atención podemos ver pasar cardúmenes de sábalos que buscan caminos que no estén bloqueados por las innumerables redes que le cortan el paso.

25-cardumen

Si nos quedamos en silencio podemos tener la suerte de verlos más de cerca, permitir que los frigoríficos lo exporten a países lejanos es una verdadera inconsciencia de nuestro estado Nacional.

26-sabalos

SÁBALO (Prochilodus lineatus)

El titulo de esta publicación es EL ULTIMO REFUGIO y lo llame de esta manera al ver como nuestro avance sobre estos ambientes a pesar de estar protegidos en los papeles, lentamente se los está destruyendo por omisión del estado como sucede en las islas de Entre Ríos donde el municipio de Victoria con su intendente Cesar Garcilazo le permite a privados con mucho dinero cortar arroyos y secar lagunas para realizar emprendimientos agrícolas en beneficio propio, con billetes y buenos abogados empresas como Bema Agri están secando el humedal y contaminado el agua que tomamos.

27-caracara-1

No es muy difícil imaginarnos que pensara esta pareja de caranchos que miran nuestra civilización de este último refugio, hoy las aves migratorias tanto de invierno y verano es el único lugar natural que encuentran en esta región.

Donde irán cuando lo terminemos de destruir…. Seguramente también desaparecerán junto con sus árboles y lagunas.

28-atardecer

No tengo dudas que si cada uno de nosotros pudiera disfrutar del atardecer o pasar una noche de luna durmiendo al sereno desde estas costas serian muchos más los que se movilizarían para defenderlos de mezquinos intereses.

29-luna

                  “Viejo Paraná”.

Antiguo arriero de peces, dorado río,

por tu camino de siglos bajando vas,

desde donde su farol enciende la luna

hasta las islas frutales del litoral.

Sus soles tus lomos queman en el estío,

barrancas, islas y playas te ven pasar,

arriba lames las garras de ariscos pumas

abajo reflejas luces de la ciudad.

Canoas isleñas del Paraná,

quiero ser el agua por donde van,

irme cauce abajo, lluvia retornar,

y ser nuevamente río Paraná.

Asoman en tus riberas como otros días

las bellas formas trigueñas del guaraní,

pero revive en el alma de los isleños

la raza vieja que otrora reinara allí.

Quien fuera, me dijo un día mirando el río,

como las aguas tranquilas del Paraná,

que no conserva las huellas de los navíos,

y así las penas del alma poder borrar.

Canoas isleñas del Paraná,

quiero ser el agua por donde van,

irme cauce abajo, lluvia retornar,

y ser nuevamente Río Paraná.

( Edgar Romero Maciel – Albérico Mansilla)

{LosAliadoS}

Pica Palo Colorado [Campyylorhamphus trochilirostris].

01/02/2013

Este próximo 2 de Febrero se a definido mundialmente como el dia de los Humedales, y nosotros tenemos el privilegio de vivir junto a uno de los más importantes del mundo que es el que forman las islas del Río Paraná.

Muchos lo ignoran pero este complejo ecosistema nos provee una mejor calidad de agua y oxigeno y sostiene una flora y fauna única, lamentablemente años de olvido dejaron que la caza furtiva sin ningún tipo de control dejara una fauna diezmada que sobrevive en algunos reductos alejados de la costas, algunos lamentablemente se extinguieron en esta zona y para encontrarlos hay que viajar a provincias más al norte.

 

Hoy intereses económicos y políticos amenazan la existencia de este lugar, no tenemos que permitir que estos lugares desparezcan bajo un manto de impunidad desidia política y social, hoy dos de febrero no hay mucho que festejar ya que numerosos arroyos fueron cortados en las islas internas recientemente y en consecuencia varias lagunas se están secando, esperemos que este año la justicia se despierte y finalmente los terraplenes se destruyan para dejar correr libremente el agua y de esta forma el próximo dos de febrero tengamos motivos para festejar.

 

El sábado primero de diciembre (2012) amaneció caluroso y por la ventana se podía ver un cielo sin nubes, un día ideal para salir a explorar la isla.

Tome mochila, agua, cámara y partí en busca de mi embarcación.

Después cruzar el Paraná y las primeras islas instale el campamento a unos 15 minutos entrando por la primera.

1 Primera

Tome unos mates y salí a caminar por un monte en su mayoría compuesto de sauces  muchos de ellos secos.

Luego de una hora pare a descansar del abrasador sol bajo unos sauces, en eso se aparece un pepitero gris que no muy lejos me examinaba desde una rama seca.

 2 Gris 

Estaba mirando las pocas fotos que había conseguido cuando veo que un ave se posa en una rama de en un árbol que se encontraba a uno de mis lados, por la silueta en un primer momento pensé que se trataba de un chinchero que es bastante común en esta zona.

Grande fue mi sorpresa cuando se dejo ver entre el follaje… la figura era inconfundible, tome la cámara y lo intente seguir mientras saltaba de una rama a otra, las tres primeras fotos que tire hicieron foco en ramas y hojas sin poder capturar al picudo plumífero, por un momento pensé que no podría tomarle una fotografía.

 2-1 

Por suerte en su periplo entre las ramas finalmente se poso en un tronco bastante despejado donde le pude tomas las siguientes fotos.

Esta fue la primera vez que pude observar esta especie en las islas, solo la conocía por la guía de aves y fotos tomadas en zonas del norte de nuestro País.

Pensé que este encuentro se trataba de un individuo vágate que perdió su rumbo, pero si continúan leyendo la nota verán que estaba equivocado.

 

Sábado 01-12-12 / 15:13 hs.

3 pica 

4 pica 

Salida del sábado 29 de diciembre (2012).

Hacía tiempo que venía con ganas de ir a una zona de islas de difícil acceso y tenía dudas que con la altura del Río que está más bien bajo pudiera pasar por alguno de los pasos que tienen poca profundidad, después de una hora de marcha por varios riachos que se internaban en las islas llegue a una parte donde tenía que cruzar una serie de lagunas que se conectan unas con otras.

 5 camino 

La vegetación cubría la mayoría de la superficie lo que me llevo a tener que parar en más de una oportunidad a liberar la hélice.

 6 laguna 

Finalmente llegue a uno de los arroyos que por suerte estaba navegable que me permitiría llegar al cerro que estaba buscando.

 7 entrada 

El lugar es difícil de ver cuando se pasa navegando pero ya lo conocía de otros viajes, amarre la embarcación me puse las botas tome mi cámara y algo de agua.

Pasando la orilla Salí a una de las lagunas que se encontraba seca la cual tenía que cruzar.

 8 monte 

Caminado por su lecho casi seco me encontré con esta planta palustre que en esta época larga sus varas y unas flores muy bonitas.

Se trata de una Pontederia cordata, es una especie de planta acuática perteneciente a la familia Pontederiaceae que es nativa del continente americano.

Crece en una variedad de humedales , incluyendo márgenes de los lagos y estanques a través de una gama muy amplia desde el este de Canadá al sur de Argentina.

La planta florece a finales del verano. Las flores púrpuras tienen marcas amarillas que ayudar en la atracción de las abejas para la polinización.

 9 flor 

Pasando la laguna se podía ver el monte que estaba buscando y en el centro asomaban los hermosos ceibos florecidos.

 10 monte 

Me costó bastante ingresar al interior del monte, las últimas lluvias provocaron que la vegetación explotara y se torno prácticamente impenetrable, las enredaderas parecían que no querían dejarme pasar enredándose en mis piernas y botas, también los cardos tenían prácticamente mi altura y se hacían sentir…, pero el esfuerzo dio sus frutos el interior del monte rebosaba de vida, en el suelo hasta los viejos trocos caídos servían de apoyo para las nuevas generaciones que brotaban en busca de la luz.

 10-1 suelo 

Las enredaderas como el Mburucuyá [Passiflora coerulea] también conocida como Pasionaria, mostraba sus bellas flores en lo alto de los arbustos y árboles que trepan hasta llegar a lo más alto.

 11 flor 

Sus frutos son el alimento de muchos insectos y aves que los picotean y desparraman sus semillas para la próxima temporada.

 12 fruto 

Al mirar cada centímetro de este lugar podemos ver vida y hay numerosas clases de libélulas de muchos colores diferentes.

  12-1 libelula

En las hojas del follaje pude ver a uno de los cascarudos o escarabajos más llamativos que se pueden encontrar en estos ambientes, es de un color negro brillante y tiene unas líneas y pecas de amarillo fuerte, vendría a ser el taxi de los insectos…

Se alimenta de flores y de maderas en estado de descomposición.

Escarabajo [ Rutela lineola]

13 casca 

Los insectos son el alimento de una gran parte  de las aves que habitan este lugar, el equilibrio se percibe a cada paso.

 14 tacuarita 

Este año también se vieron mas ranitas arbóreas que nunca, suelen esconderse entre el follaje y tomar su color lo que las hace muy difíciles de ver.

 15 ranita 

Pero algunos de sus depredadores suelen encontrar a las mas descuidadas.

 16 pirincho 

También encontramos la mosca asesina (Laphria marginata) es un tábano grande, de color negro o marrón, peludo, con la cara terminada en una trompa, zumbido en vuelo y parece un mosquito gigante….

Pero nosotros no debemos temerle ya que no es hematófaga, sino depredadora de otros insectos a los que da caza en pleno vuelo, una vez el incauto insecto ha sido apresado por la mosca asesina, ésta le da muerte y succiona su cuerpo y partes liquidas dejando solo la cascara.

 17-1 Gigante 

El monte esta en un viejo y alto albardón donde los laureles ceibos y timbos tienen un gran tamaño, se ve que son longevos seguramente tienen muchas historias que contar.

 18 monte 

En un pequeño declive encontramos fragmentos de alfarería de los antiguos habitantes humanos de este lugar, por lo general solo se encuentran rotos por estar pisoteados por el ganado que se trae para engorde a las islas, pero algunos pedazos como el asa de esta olla se salvaron.   Esta alfarería pertenece a los indios Chanas que no sobrevivieron a la conquista y se extinguió su pueblo como su cultura y lengua de los que muy poco se sabe.

Solo nos quedo el relato donde los describen como :

Del Aspecto físico se destaca la estatura, hacen alusión a ella las viejas fuentes testimóniales como ” altos y bien formados”.

Esta afirmación corresponde a los habitantes de ambas márgenes del Río de la Plata y Paraná. Refiriéndose a los Chanáes en particular: ” de alta estatura, más que los otros”.

Antropológicamente estos datos fueron confirmados

La pesca era considerada como un medio de subsistencia muy importante. La practicaban todos los grupos, sirviéndose de canoas monoxilas de 20 mts. de largo.

Cuando tenían excedentes de pescado lo conservaban secándolo al sol y ahumándolo.

18-1 Chanas El canto triste de la paloma Yerutí común [Leptotila verreauxi] parece recordarlos y por un momento es lo único que se escucha en la espesura verde de largas sombras.

 19 yuruti 

En eso escucho un chillido que se acerca y veo movimientos en un ceibo que esta a uno de los costados, primeramente pensé que se trataba de chincheros pero rápidamente reconocí al picudo plumífero… nuevamente me encontraba con el Pica Palo Colorado, pero en esta ocasión andaban dos juntos uno era característico de las guías de aves pero el otro tenía el pico más corto y de color negro, supongo que se trataba de un pichón, realmente es un espectáculo para un observador de aves ver esta especie hurgando en los troncos y su corteza en busca de insectos, llama mucho la atención su pico desproporcionado ( llegando a 8cm).

En esta ocasión pude tomarles las siguientes fotos :

 

Estos registros fueron tomados a 70 km al sur del parque Nacional Pre Delta en zona de islas pertenecientes a Victoria / Entre Ríos.

[32°43'56.74"S / 60°39'16.33"O] aproximadamente.

Sábado 29-12-12 / 15:10 hs.

20 PICA 

20-1 

Esta es un ave que no se solía ver por esta zona y a ciencia cierta no sabemos si se trata de una expansión de la especie o se está refugiando en estos lugares por quedarse sin hábitat corrido por el desmonte.

 

Pero para conocer más nuestro nuevo amigo les paso los datos de los que saben :

“Picapalo colorado” [ Campyylorhamphus trochilirostris]

Nombre cientifico: Campyylorhamphus trochilirostris

Nombre en inglés:  Red-billed Scythebill

Orden: Passeriformes

Familia: Dendocolaptidae

Alimentación: Insectos e invertebrados pequeños

Medidas: 25 cm aproximadamente

Descripción:

Mide de 24 a 28cm de longitud. Su pico es largo, curvado y de color rojizo. El dorso es de color castaño rojizo rufo y el vientre castaño acanelado. La garganta y la cabeza están cubiertas de rayas color castaño y blancas.

Distribución:

Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela.

En Argentina Su hábitat se encuentra en el bosque tipo chaqueño y las selvas en galería principalmente en la región chaqueña con registros para el norte de Corrientes y la provincia de Misiones.

[NAROSKY T. Y D. YZURIETA. 2010. Guía para la Identificación de las aves de Argentina.]

 

Registros recientes:

Los primeros registros en Entre Rios datan del año 2008 en el paraje La Jaula.

También registrado en el Parque Provincial San Martín, a 30 km de Paraná, Entre Ríos (Argentina).

Y hace un par de años se informo que se lo podía ver en el Parque nacional Pre Delta. (Diamante E.R.)

Expansión del Picapalo Colorado (Campylorhamphus trochilirostris) hasta el límite austral del bosque en galería sobre el Río Paraná en la provincia de Entre Ríos .

 

Las fotos que se muestran en esta publicación son los más australes confirmados con imágenes hasta el momento:

En el mapa podemos ver en amarillo la zona donde es común verlos y en verde donde fotógrafos lo han registrado, en Rojo esta marcado el  registro de esta publicación :

 21 pica 

Estos registros fueron tomados a 70 km al sur del parque Nacional Pre Delta en zona de islas pertenecientes a Victoria / Entre Ríos. [32°43'56.74"S / 60°39'16.33"O] aproximadamente.

Pica Palo.

 

 Las islas encierran lugares mágicos que cambian constantemente y siempre nos sorprenden con nuevas especies, son un tesoro de todos nosotros y necesitan de nuestra protección.

 22 cascara 

Que no se transformen en campos agrícolas, emprendimientos destructivos o basurales depende de nosotros, solo la demanda social puede frenar la calamidad que pone en peligro a este gran humedal.

 23 cleome

 

Conocer sobre este tipo de ecosistema fundamental para el equilibrio de nuestro planeta y difundir esta información es una tarea importantísima; sólo a través de la concientización podremos lograr preservar estos sitios y  lograr un desarrollo basado en la racionalidad y la sustentabilidad para las comunidades que interactúan y dependen de ellos.

Solo después de que el último árbol sea cortado.

Solo después de que el último río sea envenenado.

Solo después de que el último pez sea apresado.

Solo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.

[Jefe Seattle 1855]

 

{LosAliadoS}

Conociendo nuestras islas algunos de sus ambientes y habitantes.

07/01/2013

Los registros de esta publicación fueron tomados de mediados del 2012 a noviembre del mismo año, había pensado dejar de subir publicaciones después de ver que en las islas sigue reinando la anarquía, es muy triste ver que personajes con poder y dinero pueden cortar arroyos y secar lagunas en algunos casos siquiera son los dueños de las tierras, pero con buenos contactos políticos y billetes las leyes y la justicia se prostituyen dejando que estas aberraciones ambiéntateles se puedan hacer.

Hace unos meses el secretario de medioambiente de Entre Ríos Ing. Fernando Raffo recorrió estos terraplenes ilegales, al día de hoy los terraplenes siguen ahí impidiendo que agua corra libremente y los peces se puedan reproducir, el daño que están haciendo es incalculable… 

Pero estos últimos días de ver y recorrer las islas y sus arroyos recordé que este blog no me pertenece…, pertenece a la flora y fauna de este lugar único y las fotos son el canal para llegar a ustedes, ellos están acá en una simple imagen para que los conozcan y pedirles a todos que los cuiden, que no permitan que destruyan su habitad, las islas son un perfecto ecosistema que hoy estamos a punto de perder en manos de la ambición de unos pocos y la desidia de muchos.

Espero que estas imágenes de lugares y fauna donde la mayoría no llega y conoce despierte el interés de los que no lo conocen, y lleve a la reflexión de los que no lo cuidan y los que solo ven negocios mezquinos con su destrucción.

No se dejen engañar con falsos discursos de un progreso despiadado que no respeta a nuestra tierra, que este lugar se preserve depende de nosotros.

 

Suelo recorrer el arroyo Salto seguido ya que me trae recuerdos de la primeras salidas isleras, sus márgenes contienen montes con toda la variedad de arboles típicos de estos ambientes, ni hablar del perfume que unos siente al ingresar a este lugar.

 1-isla 

Muchos lugares son difíciles de acceder donde los únicos rastros que se pueden encontrar son de la fauna del lugar, son pocos los humanos que se arriesgan a llegar.

 2 monte 

Pero pasando los espesos montes en muchas islas podemos encontrar en su interior pastizales y los perfumados espinillos cargados de flores.

 3 monte 

Lugar preferido por un llamativo visitante de nuestros primaveras y veranos, conocido como  Churrinche  [Pyrocephalus rubinus]

 4 monte 

Tambien para esta epoca nos visitan los cuclillos, el de esta foto es un canela [Coccyzus melacoryphus]

4-1 monte 

Pero en invierno tambien tenemos visitantes que dependen de las islas, esta es una hembra de cortarramas [Phytotoma rutila]

 5 monte

Un canastero coludo [Asthenes pyrrholeuca] que a pesar de ser muy pequeño se viene desde zonas patagonicas.

 5-1 monte 

Y estan los anfitriones de siempre que eliguieron este humedal para vivir todo el año.

Uno de ellos es el Chinchero chico [Lepidocolaptes angustirostris]

 6 monte

El carpintero Real [Colaptes melanochloros].

 6-1 monte

Esta amiga no es muy común de encontrarla y esta es una de las pocas veces que la pude fotografiar.

Monjita Coronada [Xolmis coronata]

 7 monte

Si hay un ave que lleva en la sangre las islas el chororó [Taraba major], su típica melodía retumba en los matorrales y es el terror de los insectos.

Muchas veces su curiosidad me permite hacerles un buen retrato.

 8 monte

En los viejos arboles se suelen refugiar las aves que esperan la noche para salir a procurar su alimento.

 9 monte

Su mirada siempre me hace sentir que no soy bienvenido.

 9-1 monte

Podemos encontrar flores por todos lados, en árboles, arbustos, suelo, lagunas.

Pero una de las más llamativas es la de una enredadera llamada Mburucuyá, cuyo fruto también sirve de alimento de aves y otros oportunistas.

 10 monte

Las pirinchas [Guira guira] nunca faltan por estos lugares con sus raros peinados nuevos…

 11 monte

 12 monte

Este Anambe verdoso hembra [Pachyramphus viridis] es de las figuritas difíciles de encontrar.

 13 monte

Las inquietas tacuaritas azules [Polioptila dumicola] son otras infaltables de este paisaje.

 14 monte

El  cardenal [Paroaria coronata] perseguido por tramperos sin alma y compradores que disfrutan del sufrimiento y el encierro de aves.

Esta “gente” es la que están provocando que nuestras aves se extingan 

 15 monte 

En los espesos matorrales si prestamos atencion podemos tener la suerte de encontrar a los atajacaminos.

En este caso un atajacaminos tijera [Hydropsalis brasiliana].

 16 monte

Las islas rebosan de vida en cada rincón.

 17 monte

Podemos encontrar arroyos completamente tapiados que parecen calles verdes.

 19 arroyo

En otros más transitables y no muy profundos podemos encontrar a los típicos puesteros que cuidan la hacienda que se ingresa a estos lugares.

 19-1 arroyo

Los ambientes son muy diversos y las lagunas forman laberintos que se pierden en el orizonte.

 20 laguna 

Las plantas acuaticas forman jardines de una belleza unica.

 21 laguna 

Tambien encontramos algunos de los abitantes de estos lugares.

La infaltable Jacana con sus gigantescas patas que le permiten caminar sobre la vegetacion que flota.

 22 laguna 

Una parajita de patos de collar [Callonetta leucophrys] trata de mantenerse lejos de los cazadores.

 23 laguna

Otra pareja de Patos Curutí [Amazonetta brasiliensis] pasa en su típica formación de la hembra volando delante del macho.

 24 laguna

En la orilla nos observa atentamente una garcita azulada [Butorides striata], también suelen ser víctimas de cazadores que le disparan solo por diversión.

 24-1 laguna

Patos capuchinos [Anas versicolor] también es común verlos sobre estos espejos de agua.

 25 laguna

Y una de las aves que mas me gustan de estas lagunas, verlos volando es realmente impresionante ya que tienen un tamaño impresionante.

Chajá [Chauna torquata]

 26 laguna

Gaviotines como el Atí [Phaetusa simplex] también sobrevuelan y se tiran en picada cuando ven algún pequeño pez,

 26-1 laguna

En las orillas de estas lagunas viven las llamadas nutrias que en realidad son coipos [Myocastor Coypus].

 27 laguna

Estos son vegetarianos y suelen hacer sus nidadas en los camalotes que están sobre el agua donde cuidan a sus crías .

 28 laguna

Las lagunas que no fueron cerradas por terraplenes están llenas de vida, los alevines de todas especies de peces se pueden ver en sus orillas, en el refugio que le brindan las plantas acuáticas.

 28-1 laguna

Los sábalos también disfrutan de las raíces de estas plantas, ya no se ven tantos como años atrás por la sobrexplotación de los frigoríficos que lo exportan a diferentes países.

 29 laguna

También el tigre del Paraná acecha entre el camalotal esperando algún distraído.

 29-1 laguna

Este año las taruchas se podían ver cazando en las salidas de las lagunas a los arroyos.

 30 laguna

Un pequeño  Martin Pescador las mira de lejos ya que lo triplican en tamaño, el busca a los mas pequeños.

 31 laguna

 32 laguna

 Un Martin Pescador grande muestra su trofeo en lo alto de un sauce costero.

 33 laguna 

Debajo salta entre las ramas del Catay un Curutiè Colorado [certhiaxis cinnamome]

 34 laguna

No muy lejos dos Varilleras [Agelaius cyanopus] disfrutan de la tranquila tarde.

 35 laguna

La tranquilidad se interrumpe y cientos de aves se espantan y salen volando juntas, si bien están lejos podemos ver debajo de ellas al causante de su estampida.

 36 laguna

Un Taguató [Buteo magnirostris] surca el cielo en busca de su alimento, nos pasa no muy lejos y pega su típico grito.

 Es hora de volver…

 37 laguna

Hoy tenemos la suerte de tener este paraíso que muestran las fotos, pero están en serio peligro de desaparecer o transformarse en un lugar estéril.

La desidia política y judicial con seudos empresarios están haciendo lo posible para que perdamos este lugar y su fauna.

No queremos maquinas cortando arroyos, topadores arrasando montes, empresas extranjeras o Pool de siembra que las tapicen de soja.

{LosAliadoS}

Para interiorizarte de la problemática de nuestro Río podes ingresar al grupo de FaceBook :

                                               “El Paraná no se toca”.

                                                                         http://www.facebook.com/groups/326153167428891/

 38 El parana no se toca

Viejas historias del Río.

13/07/2012

Estas historias son una serie de relatos que escuche aproximadamente a principios de los años 80, por aquellos años solo siendo un niño conocía el Rio desde la costa y sus barrancas las islas eran un lugar desconocido inexplorado lleno de misterios.

Cuando surgían cenas en la casa del Tío Jose solíamos juntarnos con los amigos del barrio a escuchar las historias de sus andanzas por las islas, sus relatos hacían referencia a salidas de casería a principios de los años 60.

Reales o no estas son algunas de las historias que recuerdo de aquellas lejanas noches donde luego de escucharlas el miedo nos acompañaba de regreso a casa.

 

 

El carpincho Blanco.

Teníamos el campamento no muy lejos del fogonazo sobre el Careaga, cuando la noche comenzó a caer  comimos  asado un cuarto trasero de carpincho que nos regalo el viejo Juan, luego de la cena preparamos el reflector y las  escopetas.

Salimos por el paso del rio viejo donde sabíamos que si bien no mucha gente lo frecuentaba por extraños sucesos la cacería siempre era buena.

 

 

Lo primero que nos llamo la atención fue el silencio absoluto, solo se podía escuchar el sigiloso remo al entrar al agua y una de las toleteras ( Toletera: Enganche del remo en la canoa ) que ya tenían juego en la vieja canoa llamada escorpio, los grillos y ranas parecía que se los había tragado la noche cerrada y sin luna.

 

 

Como nunca habíamos recorrido cientos de metros de costas y el reflector solo atraía mosquitos, ya resignados regresábamos por el mismo riacho al campamento y por las dudas cada tanto alumbrábamos las costa pero sin suerte, al llegar a un recodo pasamos por un cerro donde según los vaquéanos se trataba de un antiguo cementerio Chana lugar en que todo conocedor aconsejaba no acampar, desde la costa del cerro se escucho un ruido y Orlando que tenía el reflector  inmediatamente alumbro el lugar los tres se quedaron sorprendidos al ver sobre una barranquita un enorme carpincho blanco, Jose y Deceno inmediatamente montaron sus escopetas el primero en disparar fue Jose que tenía una del 12 el estruendo retumbo en la isla… y para sorpresa de ellos el carpincho apenas si movió la cabeza…, Jose era un buen tirador y jamás había fallado un disparo a tan corta distancia, Deceno tenía una del 16 con caños superpuestos apunto lentamente y disparo los dos tiros con intervalo de pocos segundos, los plomos parecían pasarle de largo levantando tierra detrás del carpincho que seguía merándolos con indiferencia,  el miedo se apodero de los tres que no podían creer los que estaba pasando, en eso el reflector comenzó a parpadear Orlando lo sacude y logra  mantenerlo encendido por unos segundos para luego apagarse dejándolos rodeado de una oscuridad absoluta, en eso se escucha de la costa que algo grande se tira al agua y se acercaba, Orlando tiro el reflector y comenzó a remar aguas abajo con todas sus fuerzas siguiendo el reflejo de las estrellas en el agua como guía, José que ya había recargado en la desesperación disparo a ciegas hacia donde venia el ruido detrás de ellos no podían ver que los seguía pero lo escuchaban cada vez más cerca, Deceno y Jose perdieron la cuenta de cuantas veces dispararon, rápidamente llegaron a salir al Careaga y después de 30 minutos estaban en la seguridad del campamento.

 

 

Al día siguiente más tranquilos  trataban de encontrarle lógica a lo ocurrido diciendo  que podía tratarse de un carpincho albino, pero no podían entender como a tan corta distancia fallaron los disparos, Orlando bajo el reflector de la canoa para ver que le había sucedió y para su sorpresa encendió perfectamente, de lejos los miraba y escuchaba el viejo Juan junto al fuego que se había arrimado desde su rancho a tomar unos mates, no dijo nada pero se podía ver esbozar una tenue sonrisa poco común en el.

 

 

 

Aguas negras.

Entramos por la boca de las cañas y acampamos en un albardón alto poblado de altos timbos y un laurel que resaltaba con sus brillantes hojas, las lagunas cercanas eran llamadas aguas negras ya que al navegar sobre ellas se veían oscuras pero lo oscuro era el fondo y sus aguas si uno la ponía en un vaso era cristalina como el agua que sale de la canilla, esto se producía por decantación en algunas lagunas donde los camalotes filtraban sus aguas en el corazón de la isla, un fenómeno que hoy siguen disfrutando los que se aventuran a interior de este humedal.

 

 

Aprovechando este lugar único tipo 10 de la noche salimos en la vieja canoa impulsándola con un largo botador bordeando la costa de la laguna que tenía sus bordes tapizados de todo tipo de plantas acuáticas, no faltaban las gigantes hojas de irupés

 

 

Pablo alumbraba desde la parte delantera las cristalinas aguas mostrando una dimensión pocas veces vista de ese mundo que hay bajo la superficie, se podían ver pasar los cardúmenes de sábalos y no faltaba algún moncholo que atraído por la luz se arrimaba a la superficie mostrando sus largos bigotes, pero José que traía la “fija” ( chuza o lanza ) estaba en busca de una presa diferente.

 

Llegando al fondo de la laguna la profundidad apenas superaba el metro donde por fin a un lado de un tronco sumergido la luz muestra un cachorro atigrado y no muy lejos de el al otro lado del tronco un dorado impresionante, con una seña Deceno le señala al surubí ya que al tirarle a cualquiera de los dos el otro se escaparía, en el momento que levantaba el brazo para tirar la fija un ruido en los camalotes cercanos espanta a los dos peces que salen como flechas, pablo rápidamente enfoca el lugar de donde venia el ruido donde se podía ver las ramas y camalotes que se movían por algo que se acercaba bajo el agua, a dos metros de la canoa se ve algo que viene casi tocando el fondo Jose se prepara nuevamente con la ilusión que aparezca un enorme pez.

Los tres quedan paralizados al ver ya con más nitidez lo que está a punto de pasar bajo la canoa, lejos de ser un pez lo que ven es una enorme boa o curiyú como se la conoce por esta zona el tamaño era tan intimidante que Jose ni amaga a tirarle, estiman que tenía unos cuatro metros pero lo más llamativo era ver detrás de su cabeza como una melena larga que acompañaba el ondular de su movimiento, vieron como cada centímetro pasaba por debajo de ellos y se metía en la espesura del camalotal de la costa.

 

 

Comenzaron a salir de la laguna rápidamente pero con gran sigilo, esta vez no para que no se les escape alguna presa sino por darse cuenta que en este caso la presa habían pasado a ser ellos.

 

 

Esfera de Luz.

Esta es una vieja historia que fue trasmitida a lo largo de las generaciones y finalmente llego a mis oídos por el relato de mi tío, este relato pertenece al abuelo de él y para tener una idea fue por los años 30.

El tenia una casilla prestada por Piagio cerca de la laguna grande por aquellos años la pesca era muy abundante, tenía el tejido calado en una de las márgenes del oeste de esta inmensa laguna y muchas veces salía a recorrerla por la noche para no dejar los peces atrapados hasta la mañana y correr el riesgo que los devoraran las palometas, ya en algunas oportunidades solo había encontrado los espinazos y estos feroces peces hasta habían comido también parte de la red dejándole grandes agujeros.

 

 

Fue una de esas noches que llegada casi la medianoche y llegando al boyado del tejido vio como una pequeña esfera de luz se movía entre los árboles, se quedo inmóvil observándola cuando de repente sale del monte y salta a la boya que se encontraba marcando el principio del tejido, en ese momento la pudo ver mejor y la describe como una esfera de luz blanca algo más grande que una naranja, estaba suspendida sobre esta boya cuando comenzó a saltar de corcho en corcho. ( Por aquellas épocas las boyas de las redes no eran de plástico como ahora )

 

 

Si bien la red era larga se venía acercando rápidamente a el que se encontraba en la otra punta, no espero a que se acercara mas y comenzó a remar en busca del arroyo que lo trajo, la luz al llegar al final de la red se comenzó a desplazar sobre el agua en dirección a la canoa, el abuelo remaba con todas sus fuerzas pero la luz rápidamente llego y se poso sobre el taco de la canoa ( taco :parte trasera de la canoa ), el solo atino a bajar la vista al piso de la canoa que estaba iluminado por esta extraña luz, no se atrevía a mirarla y siguió remando con fuerza mirando a sus costados para no perder el rumbo o quedar encallado en las márgenes del arroyo en el que ya había entrado, ya no faltaba mucho para llegar al rancho y la luz seguía firme sobre el taco sin moverse, al pasar por uno de los recodos del arroyo que da a un albardón lleno de alisos la luz salto de la canoa el abuelo levanto la vista y la observo como se metía dentro del monte islero hasta perderse.

 

 

El abuelo no conto esta historia hasta varios años después, cuando se canso que le preguntaran por qué no recorría la red durante la noche y esperaba siempre el amanecer para entrar a esa laguna.

 

 

 

El ceibo de fuego.

Estábamos acampando frente al cerro del durazno en una de las márgenes del arroyo salto, por aquellas épocas en el cerro se podían encontrar resto de alfarería Chana, asas de hoyas, cucharas, y trozos con raras formas la mayoría rotos pero con muy lindos grabados, estos últimos años las vacas destrozaron todo y ya no queda rastros de estos alfareros.

 

 

La segunda noche no quedaban muchas provisiones y salieron a recorrer las márgenes del arroyo para cazar algún carpincho, cuentan que había tanta abundancia de este enorme roedor que podían elegir cual cazar, después de una hora finalmente encontraron uno con el tamaño que querían y de un solo disparo certero cayo de una barranquita a los camalotes de donde pudieron subirlo a la canoa.

 

 

De regreso a puro remo en una de las curvas que llamaban el poso donde había un ceibo muy grande que dominaba el albardón, se sorprendieron al verlo prendido fuego de tal forma que hasta sus ramas más altas tenían llamas, estos de la ciudad que vienen y hacen fuego al pie de los arboles (comento Jose), si siempre igual estos tipos ( responde Deceno ) vienen solo a hacer desastre mira como arde ese pobre ceibo que hace unos días lo veíamos florecido.

 

 

Ya de regreso al campamento comieron a la llama el carpincho y durmieron hasta el hermoso amanecer que los despertó con el canto de cientos de aves, ya este tercer día tenían que emprender el regreso por lo que acomodaron cada uno sus pertenencias y desarmaron la carpa, el viejo motor osmar se empaco y tardo un rato en arrancar pero siempre después de un par de explosiones terminaba en marcha despareja, salieron con la canoa cargada y recorriendo cada curva del arroyo.

 

 

Todos quedaron mudos al pasar por el poso al ver al ceibo verde y florecido que resaltaba en lo alto del albardón, no había rastro de fuego alguno y el ceibo estaba impecable…

 

 

Nadie se podía explicar lo sucedido y a los que se lo contaron les respondían a las carcajadas que el exceso de vino les había hecho mal, finalmente después de algunos años una gran creciente se llevo al viejo ceibo con su secreto al fondo de arroyo salto, sueño o realidad se llevo el secreto a lo profundo de las aguas.

 

 

En el sendero del carpincho.

El atardecer de otoño ya dejaba paso a las sombras de la noche, Jose y Orlando tomaron linternas y escopetas para ir a un sendero donde habían encontrado los rastros de un paso que usaban los carpinchos para pasar de una laguna al riacho timbo, encontraron el paso y José se subió a un sauce que estaba casi tumbado sobre el sendero y Orlando se trepo a un pequeño laurel del otro lado.

 

 

La noche cayo rápido y los dos se quedaron en silencio en sus posiciones a la espera de los carpinchos, la posición después de un rato se hacía muy incómoda arriba de los arboles pero sabían que este sendero no podía fallar.

 

 

Después de un largo rato comienzan a escuchar que algo se acerca por el angosto camino, Jose monta lentamente su escopeta con la mano derecha y apunta, con la izquierda sostiene junto al guardamano la linterna con la misma dirección del caño, ya los sonidos estaban más cerca  y siente que le tocan el hombro y le susurran al oído “ahí vienen”, Jose concentrado ni pensó como hiso Orlando para estar detrás, cuando comienza a ver la silueta del carpincho que se acerca, nuevamente escucha que le dicen al oído “ahí viene ahí viene”…., en ese mismo momento ve que Orlando que seguía en el árbol que estaba del otro lado enciende la linterna…, José mira detrás sin ver a nadie estaba solo en el sauce del susto y la brusca reacción se le escapa el disparo…

Baja del árbol como un rayo corriendo al lugar donde tenían la canoa, Orlando que no entendía que le había pasado a Jose lo siguió hasta que lo alcanzo en la canoa, y lo único que logro que le digiera fue regresemos al campamento.

 

Esa noche de regreso a la ranchada Jose no hablo mas y se metió en su bolsa de dormir sin decir palabra alguna, una espesa niebla envolvió el campamento de tal forma que solo se podía ver unos metros de la fogata y el resplandor formaba extrañas figuras en las ramas de los arboles.

 

 

La mañana siguiente Orlando y Deceno  encontraron a Jose con un buen fuego prendido y los mates listos, ya más tranquilo y a la luz del día les conto lo sucedido.

 

 

Jose al regresar a la ciudad vendió su escopeta del 12 y su 38 largo y nuca mas regreso a cazar.

 

 

Espero que estas viejas historias de nuestras islas les hayan gustado, no quería que se pierdan en el tiempo. 

 

Para los que conocemos estas bellas islas sabemos que encierran muchos secretos, lamentablemente muchos de ellos se pierden con cada arroyo cortado y laguna que es secada para meter más ganado.

 

Es muy triste ver como la magia de este lugar desaparece día tras día bajo las retroexcavadoras, que como un cáncer maligno proliferan sin control en los humedales del Rio Paraná.

 

  

                                                              {LosAliadoS}

Acampando en el Careaga.

08/05/2012

Salimos un viernes por la tarde navegando Paraná arriba en busca de la entrada conocida como la boca del bobo.

Es un tirón largo y sobre la costa santafecina es ver una tras otra las exportadoras de cereal, ya me es difícil reconocer las barrancas y los viejos lugares donde pescábamos con medio mundo unos 25 inviernos atrás.

Ya entrando por el bobo por suerte el paisaje cambia y el viaje se pone más entretenido.

 

El conocido como corte del Careaga parece no tener fin.

  

Este arroyo que se interna por las islas es el paso más directo a muchas secciones de islas y el camino obligado de la lancha que unía a Rosario con Victoria antes del puente.

  

Hacía mucho tiempo que no navegaba el arroyo Careaga y me sorprendió ver lo cambiado que estaba, muchos puestos con casas de material y motores cuatro tiempos, evidentemente los ranchos de paja y las canoas con motores osmar o villa  formaban parte del pasado, en algunos puestos se ve la isla pelada por una clara sobrexplotación ganadera.

Pasamos el barrancoso y paramos en un lugar conocido como boca de la Virgen la entrada al arroyo con el Río tan bajo estaba totalmente seca.

  

Los primeros en recibirnos son una comunidad de cotorras, por suerte estaban de paso y no se quedaron con el conocido cotorrerio que suelen hacer.

  

El lugar estaba muy apacible y me di el gusto de tomar algunas fotos antes de los últimos rayos de sol se perdieran detrás de los arboles.

 

Un carpinterito batarás escudriñaba los alisos más altos del albardón.

  

Una tacaurita azul le clava la mirada a una mosca que pasa frente a ella que unos segundos después termino atrapada por su ágil pico.

  

Mucho más tranquilo un fiofío disfruta de la tarde .

  

La noche comenzó a cubrir el campamento.

 

La luna nos alumbro hasta la medianoche para luego desaparecer tragada por la laguna.

  

La oscuridad se torno más densa y unos ruidos extraños se escuchaban en la orilla, me acerque con la interna y esto fue lo que me encontré…

Un grupo de cangrejos se disputaban los restos de una palometa que dejo algún pescador, fuimos testigos de estos titanes parecían seres mitológicos peleando en un coliseo perdido en lo profundo de la isla. 

La noche se despejo y las estrellas llenaron el cielo, había pasado largo tiempo de no ver un cielo así,  lo que parecía un lucero se comienza a mover en lo más alto del firmamento para luego desaparecer.

No es la primera vez en estos años de mirar el cielo y encontrar estas luces difíciles de clasificar o explicar.

Ya pasada la medianoche y con el malbec que se había apoderado en parte de la razón nos fuimos a dormir bajo el manto de estrellas, de pronto me despertó un alarido agudo como nunca escuche que venía de la otra orilla del Careaga, el sueño me volvió a dominar para volver a escuchar el grito ya a unos metros de la carpa… un escalofrió me corrió por todo el cuerpo…. Inmediatamente lleve mi mano bajo la almohada improvisada con la mochila.. al tocar que mi inseparable  cuchillo me acompañaba me sentí más seguro.

El sueño termino por dominarnos y amanecimos cubiertos por un gran rocío sobre el campamento, comentamos sobre lo ocurrido esa noche y no encontramos una explicación a decir verdad nunca en mis campamentos isleros había escuchado algo parecido.

Aprovechando los primeros rayos de luz salí a tomar algunas fotos de esas que el sol pinta con la suavidad del amanecer.

 

 

Seguí el delgado camino del lecho de este arroyo al interior de la isla.

  

A la sombra del monte los hongos proliferan y esparcen sus esporas.

  

En estos lugares de sombras también podemos encontrar extraños insectos que hurgan en los troncos secos.

  

El ambiente de la espesura del monte nos deja ver algunos de sus habitantes.

Un espinero pecho manchado.

  

Un curioso zorzal colorado nos mira entre las ramas de un espinillo.

  

Una pareja de Chororos persiguen un grupo de insectos de rama en rama.

 

 

Salimos a dar a un arroyo de aguas mansas.

  

El lugar despejado y con grandes árboles tenía otras aves y uno de sus mejores vocalista un boyero negro que nos regalo su concierto.

  

Un siete vestidos también fue parte del auditorio y se sumo a lo lejos un extraño plumífero que luego nos enteramos que se trataba de un burlisto pico negro,  poco visto y oído por este lugar.

 

  

Seguimos la orilla del arroyo que a sus márgenes tenía todo tipo de flores silvestres, en esta época visitadas por diferentes mariposas entre ellas la llamativa monarca.

  

Al final llegamos a una laguna de las que llaman aguas negras, que lejos de estar oscuras son cristalinas y dejan ver su interior donde pasan cardúmenes de alevines de todas las especies.

  

También podemos encontrar tomando sol algunos mas creciditos…

  

El más chico de los Martín Pescador de la zona es tan grande como la cabeza de esta tarucha, su objetivo son pequeños peces que se distraen con el reflejo del sol.

  

El camalotal en algunos lugares parece una alfombra verde.

  

Esta es la casa de las jacanas y otras especies que caminan sin problemas sobre ellos.

  

El juncal también sirve de refugio para este verdón con talento de equilibrista.

 

A lo lejos un Tuyuyú nos observaba con su silueta de viejo extraterrestre.

 

Llego el momento de volver siguiendo el camino que nos marcaba nuestro guía el Cara Cara.                                      Es hora de emprender el regreso.

Para los que llegan a esta publicación y no conocen las islas van estos comentarios.

Responsables y modificadores de aéreas naturales :

Las fotos y recorridos de este relato es por una zona de islas que no están protegidas y pertenecen a la provincia de Entre Ríos estando bajo la jurisdicción de la ciudad de Victoria.

Las imágenes muestran lugares que por el momento se están salvando de los desmanejos que se hacen sobre este delicado humedal, algunos supuestos dueños de islas cortaron con terraplenes ilegales arroyos como los que se ven en las fotos donde antes se podía navegar.

El corte de estos arroyos provocaron que se sequen lagunas internas donde antes se reproducían los peces y era hogar de aves y mamíferos que habitaban el lugar.

Un caso inexplicable es el de una empresa de origen Holandés Bema Agri B.V. que compro miles de hectáreas de islas cerro arroyos seco lagunas y con maquinarias arraso toda la vegetación natural para transformarla en un campo para luego sembrar diferentes oleaginosas, utilizando químicos en un medio donde localmente y mundialmente no está permitido, la justicia y leyes no existen para esta gente provocando un daño irreparable y está envenenando el agua dulce del Rio Paraná y a los habitantes que toman su agua.

Los que hacen turismo irresponsable prendiendo fuego al pie de arboles, los que dejan sus residuos tirados como si fuera un basural.

Sobre nuestras fauna:

Muchas de las aves que ven en este blog están desapareciendo en manos de traficantes de fauna que cazan y venden a los sobrevivientes por unas monedas.

Aves como el Tuyuyú, Chajás, Tuyangos, Caraos, Patos, nutrias, Carpinchos y otros tantos mas mueren a diario en manos de cazadores que nadie controla, claramente el estado no pone los recursos necesarios para controlar y si puede aprobar la explotación y perdida de áreas naturales de la noche a la mañana.

La falta de control también está en la sobrexplotación pesquera de la fauna ictícola incentivada por los frigoríficos, los peces cada vez son más chicos y los que no se pueden vender son transformados en harina de pescado, esta gente está vaciando el Rio en complicidad de los organismos que lo tendrían que fiscalizar.

Mensaje :

Las islas y el Rio son un tesoro que tenemos que cuidar entre todos, el equilibrio de los espacios naturales puede romperse muy fácilmente, antes de actuar sobre ellos y hacer cualquier cambio hay que estudiarlo en detalle respetando el círculo de la vida y de cómo nuestras intervenciones pueden afectar la riqueza de la naturaleza.

                                                                                   {LosAliadoS}

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores